Este tema lo propuse hace unos meses en la página de facebook del despacho y ahora me gustaría dejároslo también aquí en el blog. Aunque es cierto que este tipo de reclamaciones las suelen realizar las compañías aseguradoras, puede darse el caso de que hayáis cancelado el seguro unos días antes de la subida de tensión, o que no os cubra este tipo de incidentes, incluso que directamente no tengáis contratado un seguro del hogar.

Si es así y la compañía eléctrica no os da una solución amistosa, os podéis ver impotentes y sin saber muy bien como actuar para reclamar extrajudicialmente el pago de los daños materiales que os ha causado la subida de tensión.

Es por este motivo que he pensado dejaros unos pasos imprescindibles que deberéis seguir si queréis reclamar el pago de una indemnización a una compañía eléctrica.

Lo primero y más importante es llamar al servicio de atención al cliente e informaros si efectivamente el problema eléctrico es responsabilidad de la compañía en cuestión, solicitar el número de incidencia si ésta ha sido registrada y que os informen de los pasos a seguir para efectuar la reclamación: donde la tenéis que enviar, qué documentos debéis adjuntar, etc…
A continuación, RECOGER PRUEBAS se debe convertir en vuestra obsesión 🙂 Pedirle al técnico que os vaya a reparar los aparatos dañados que os realice un informe en el que se haga un listado de los aparatos rotos o dañados y se responsabilice de su rotura a la subida de tensión. Si habéis comprado aparatos nuevos para sustituir a los que se han roto a causa de la avería eléctrica, guardad las facturas porque se deberán enviar junto con la reclamación para que os las abonen.

Si sabéis de vecinos que también han sido afectados y os dan su autorización, mencionarlos en vuestra reclamación y por supuesto si han dado parte a su seguro o han reclamado aportad esos datos. Además, si podéis disponer de un informe de la policía local de vuestra localidad en el que se registre la avería, mucho mejor. Es muy IMPORTANTE que no tiréis a la basura los aparatos que se hayan roto y no hayan sido reparados. Guardadlos todos juntos en un rincón de vuestro garaje porque aunque no lo solicitéis, es muy probable que un perito de la compañía eléctrica pase a comprobar que efectivamente están rotos y realice una valoración de los mismos. Y por último, recordad, si os encontráis en esta situación y queréis que os ayude  gestionar la reclamación podéis contactarme sin compromiso. En este despacho ya se han obtenido resoluciones satisfactorias en este tipo de reclamaciones.

Comparte este artículo en facebook